LEYENDO

Los océanos no solo se están calentando: sus paisa...

Los océanos no solo se están calentando: sus paisajes sonoros se están transformando





Debido al calentamiento de las aguas y que los humanos están contaminando los mares con sonido, hacen que se transforme la manera en que se propaga el ruido. Entonces, ¿Qué significa eso para las ballenas y otros animales?

Si caminamos por la naturaleza y emitimos un sonido, los pájaros, ranas y cualquier animal que este cercanos lo escuchará. Aunque detectar el ruido es una estrategia de supervivencia crítica para los animales terrestres, es un sistema de advertencia algo limitado, ya que los sonidos, salvo algo como una explosión volcánica masiva, no viajan muy lejos en el aire. Se propagan mucho mejor a través del agua, con ruidos submarinos que viajan cientos o incluso miles de millas, según las condiciones.

Esas condiciones se están transformando rápidamente a medida que los océanos se calientan. Los cambios en la salinidad, la temperatura y la presión cambian la forma en que suena el mar, con impactos desconocidos en las formas de vida que dependen de ese ruido para sobrevivir. Las ballenas hablan entre ellas y navegan con los tonos de la Tierra al escuchar las olas rompiendo en las costas. Los delfines hacen eco de sus presas con ráfagas de sonido. Los peces que habitan en los corales nacen en mar abierto, pero luego usan los ruidos del bullicioso arrecife para encontrar su hogar. Y a los sonidos de la vida se unen los sonidos de los sistemas de la Tierra: los vientos recorren la superficie del mar, que recibe un golpe extra durante las tormentas. Los terremotos y los deslizamientos de tierra submarinos envían estruendos a través de océanos enteros. Los tsunamis resultantes se precipitan a lo largo de la superficie, creando un alboroto, al que los animales marinos están perfectamente acostumbrados.

Es un aspecto crítico, y muy poco estudiado, de cómo el aumento de las temperaturas y el aumento de la actividad ruidosa como el transporte marítimo podrían estar afectando la ecología marina.

“El paisaje sonoro de la naturaleza solo llegó al primer plano del pensamiento de la gente en los últimos 10 o 15 años”, dice Ben Halpern, ecólogo marino de UC Santa Barbara, que estudia las presiones sobre los ecosistemas oceánicos.

Los científicos ahora, por ejemplo, están obteniendo una mejor idea de la biodiversidad forestal al escuchar la vida (insectos, pájaros, anfibios) que podrían estar ocultas al ojo humano. “Solo recientemente la gente está comenzando a ser consciente del papel de los paisajes sonoros en los océanos, contándonos una historia sobre lo que sucede bajo el agua a medida que se expanden los impactos humanos”, agrega Halpern.

Dado que el sonido viaja más rápido y más lejos a través del agua que del aire, los “vecindarios” son más grandes en el océano. (Las aves pueden comunicarse cientos de pies, pero para las ballenas son cientos de millas). La forma en que el sonido se propaga en esta área depende de la temperatura, la presión y la salinidad del agua. Eso es porque los sonidos son en sí mismos ondas de presión, que comprimen y descomprimen las moléculas en el agua. Cuando esa agua está más caliente, las moléculas vibran más rápido, lo que permite que las ondas de sonido viajen más rápido. La presión es mayor cuanto más profundo vas. La salinidad también puede cambiar si, por ejemplo, estás cerca de un glaciar que inyecta agua dulce en el mar. Esto crea una especie de estratificación: la temperatura, la salinidad y la presión se combinan de diferentes maneras, lo que a su vez influye en cómo se propaga el sonido. “Piénselo como si fuera aceite y vinagre antes de agitar el aderezo para ensaladas, pero el océano está compuesto de diferentes capas de salinidad y diferentes temperaturas”, dice la investigadora de bioacústica Alice Affatati de la Universidad Memorial de Terranova y el Instituto Nacional de Oceanografía y Geofísica Aplicada de Italia. . Debido a que estas capas son distintas, los sonidos pueden rebotar en ellas. “Entonces, si imaginas una ballena como una fuente de ondas acústicas, importa dónde está la ballena. Si está en capas más profundas o menos profundas, incluso los mismos sonidos que produce variarán la propagación”, dice ella.

El Ártico se está calentando hasta cuatro veces más rápido que el resto del planeta, en gran parte porque a medida que el hielo se derrite, expone aguas oceánicas más oscuras, que absorben más energía solar. El Océano Pacífico también está enviando un “conducto acústico” poco profundo de agua tibia hacia el Ártico, que se ha fortalecido y cambiado drásticamente el paisaje sonoro, según un artículo de 2016. En otras palabras: el Pacífico está esencialmente inyectando sonido en el ecosistema marino del Ártico. Y a medida que el hielo del Ártico se derrite, el agua dulce resultante reduce la salinidad del agua de mar debajo, modificando aún más la forma en que se propaga el sonido. Lo mismo está sucediendo en la Antártida, donde el calentamiento del agua de mar está carcomiendo la parte inferior de enormes glaciares.

“Hemos aprendido que las ballenas azules aparentemente cooperan y se señalan acústicamente entre sí para encontrar los mejores lugares de alimentación”, dice Ryan. “Podemos escuchar cuando las ballenas azules están migrando, y el momento de su migración puede variar mucho de un año a otro”. Cuando el ecosistema es altamente productivo, las ballenas se quedan más tiempo parloteando mientras escuchan los hidrófonos.

Al comprender mejor estos movimientos, los científicos protegen mejor a las ballenas. Un sistema llamado Whale Safe, por ejemplo, utiliza una red de hidrófonos para alertar a los barcos cuando hay ballenas presentes, para que puedan reducir la velocidad. Esto no elimina por completo las colisiones con barcos, pero les da a los animales más tiempo para apartarse. “Comprender la ecología de su movimiento, y cómo y cuándo corren más peligro de chocar con barcos, esa es una estrategia para apoyar su recuperación”, dice Ryan. Un paisaje sonoro que cambia drásticamente está complicando la vida de las especies oceánicas, y eso es fundamental porque el ruido se superpone a otros factores estresantes que una especie podría enfrentar, como la contaminación química y plástica, o la sobrepesca. Pero los humanos también podrían usar su comprensión del sonido submarino para proteger mejor a los animales marinos. Si los científicos pueden identificar regiones particularmente sensibles, podríamos cerrarlas a los barcos, o al menos hacer que los barcos disminuyan la velocidad y pasen más silenciosamente.

“Hay lugares donde la contaminación acústica es realmente uno de los principales factores de estrés, uno de los principales problemas a los que se enfrentan las especies marinas”, dice Halpern. “Y creo que es realmente valioso prestar atención a cómo el ruido del océano encaja en ese contexto más amplio”.


#GreenStyle #VidaEnVerde

NOTAS RELACIONADAS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INSTAGRAM
La comunidad verde
Sitio web optimizado por: Diseño Web
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: Plugin WordPress Maintenance